¿Cuál es el origen de los formatos audiovisuales a partir del nacimiento de la televisión?

                        

    El avance de los procesos químicos y electrónicos del siglo XX permitió diseñar el aparato televisivo, en el cual se generaría la transmisión de imágenes y sonidos, previamente grabados y dirigidos para el consumo audiovisual de la masa humana.

  El televisor, un nuevo monema para el vocablo de la sociedad del capitalismo que implanta un giro importante en la forma de ver el mundo a la distancia pues, la palabra televisor proviene del griego tele: distancia y del latin visor (de video, videre: ver).

  Este invento de la posmodernidad provocó el surgimiento de nuevas profesiones relacionadas al diseño de programación y a la configuración de novísimos formatos audiovisuales tales como:  el video-clip, el comercial, las series televisivas, telefilms, noticieros teletransmitidos en directo, los mítines políticos, realities shows, transmisiones deportivas, etcétera.

   Este  nuevo fenómeno tecnológico de los interticios del siglo XX, permitió y permite, por tanto, generar nuevos lenguajes de fondo y forma, entre los que se destacan aquellos en los que el capitalismo utiliza como instrumentos ideológicos de alienación, control y poder.  Marshall McLuhan en Comprender los medios establece incluso, como un dispostivo que genera pérdida de "(...) inocencia y sus inhibiciones respecto a la cultura de la profundidad" (pág. 332). De esta manera, al poder le interesa que los mass media adormezcan, con contenidos banales, a las mayorías silenciosas y evitar el desarrollo de ideas que revolucionen el sistema alienante que se ha configurado desde la ideología del capistalismo tardío.


    La vida nocturna de la Atenas del Ecuador subraya en la contemplación edilicia de los eclécticos estilos arquitectónicos de la urbe que acoge a los visitantes maravillados por su calles iluminadas, la gente hospitalaria y su atmósfera nocturna plasmada de historia, tradición y belleza.  Estos componentes constituyen; por tanto, en una de las ciudades ideales para establecerse y disfrutarla a todas horas.

    El dispositivo fotográfico aprehende realidades topográficas y humanas que luego, con la tecnología digital, permite la universalización de imágenes que evocan en los cibernautas, numerosos recuerdos, sentimientos, emociones múltiples y un renovable placer estético.

       El alcance del arte fotográfico es que aproxima distancias cronotópicas generacionales y permite la fijación de la historia y la evolución de la cultura en la memoria colectiva a través de la imagen.

    Estas premisas esenciales reconstruyen la identidad de los pueblos y naciones a través de los retratos de los hombres y mujeres ilustres cuyas obras conviven, generacionalmente, entre los habitantes de las urbes. 

  

     En el Ecuador existen sinnúmero de locaciones que hay que destacar por su belleza natural, el valor histórico, folclórico, arquitectónico, religioso; es decir, por los significados existenciales que subyacen en las formas de sus espacios.

    El actor en su ejercicio histriónico provee de emoción al texto considerando los sentimientos y emociones previas según la experiencia personal del actor y las posibilidades del personaje.