Kikuyo es un filme que muestra la realidad de la pobreza que afecta, no solo a los adultos, sino en mayor medida, a los infantes. Una realidad del Ecuador, de Latinoamérica y de las naciones del resto del mundo catalogadas, desde el discurso capitalista, como sociedades en "proceso de desarrollo".