La poesía de la tierra fértil

[...] aquellas ideologías [...] basan su
crítica a la globalización oficial en las implicaciones indisolubles que
ésta pueda tener con el modo de producción capitalista.

Gustavo Bueno en La vuelta a la caverna

 

    Al sur de la provincia del Azuay existe un valle de gran extensión territorial, el cual fue ocupado por los aborígenes provenientes de Centro América, quienes en el período de integración, conformaron la cultura kañari, en el año 500 a.C. Yunguilla proviene de la voz kichwa: Yunka: "zona cálida de la región interandina".

   Los Kañaris sobrevivieron a la hegemonía cultural exógena tanto incaica (1460) como española (1532). Hoy, constituyen un legado de poblados que aún conservan la esencia ancestral de sus orígenes.

Sinopsis

    Yunka, (40) un asiduo agricultor que provee de sanos productos a los pobladores de la localidad, se mantiene estable económicamente; sin embargo, al llegar la industria alimentaria, sus raices kañaris se verán oscurecidos; por lo que, para conservar su legado ancestral decide establecer estrategias de mercadeo. 

    El filme contextualiza la vida  de los cañaribambeños que han expandido paulatinamente su territorio poblacional debido, en principio al desarrollo económico generado por el cultivo de varios productos endógenos que la tierra fértil ofrece, yuca, cítricos, tomates, además la caña de azúcar y sus derivados: panela, dulces artesanales, guarapo y licor punta.

  Por otra parte, el clima tropical ha favorecido la instauración de espacios vacacionales de confort y sosiego para quienes, de alguna forma, descubrieron este potencial turístico. Dada su topografía es ideal para la práctica de deportes de aventura como el ciclismo, el motociclismo, el automovilismo, la escalada, el rafting entre otros, dentro de una atmósfera de leyendas e historia cañari. Este pueblo denominado hoy el Valle de Yunguilla constituye un hito de prosperidad económica y social para la provincia del Azuay.