¿La interface anula el placer de manipulación estética?

 

       Desde el origen de arte rupestre (2,5 millones de años a. C.) el hombre se caracterizó por generar obras artísticas mediante el contacto directo de sus manos con la variedad de pigmentos, formas, dimensiones, texturas y colores que la madre naturaleza le ha provisto. La industrialización permitió fabricar; luego, componentes sintéticos a fin de evitar el impacto ambiental que genera la extracción de estos minerales.