Lo traslúcido de la divinidad

 Desde que el hombre primitivo descubrió el vidrio,

su fabricación ha cambiado poco,

y ha dependido en gran medida de la infraestructura [...]

 Tessy y Ana Martínez López en El mundo mágico del vidrio

 

       Durante la Baja Edad Media (XI-XV) los vitrales cumplían una función artesanal decorativa y lumínica como parte de la arquitectura gótica. Fueron ubicados entre los arcos ojivales, a fin de sustituir una parte del muro medieval y colocar  en su lugar grandes ventanales que dieran paso a la luz divina.

¿La interface anula el placer de manipulación estética?

 

       Desde el origen del arte rupestre (2,5 millones de años a. C.) el hombre se caracterizó por generar obras artísticas mediante el contacto directo de sus manos con la variedad de pigmentos, formas, dimensiones, texturas y colores que la madre naturaleza le ha provisto. La industrialización permitió fabricar; luego, componentes sintéticos a fin de evitar el impacto ambiental que genera la extracción de estos minerales.

La persistencia histórica en la retina del pueblo

El muralismo trabaja, frente al riesgo
de que se pierdan memorias populares, reactivando
procesos de reconstrucción de identidades grupales
basadas en la recuperación del pasado histórico
nacional y sus tradiciones.

Claudia Mandel

     El muralismo es un arte plástico milenario, cuyo soporte lo constituye principalmente, los muros y los frentes de las edificaciones. Estos muros se caracterizan por estar compuestos por distintos materiales según las epocas históricas y el avance de las técnicas de edificación. Algunos de estos materiales perduran hasta nuestros días; tales como: el barro en bloques de adobes, recubiertos a su vez, con empaste de yeso y cal, las piedras caliza, de granito o albastro. Además existe otras tipologías de muros de diversidad de materiales y texturas como madera, ladrillo, hormigón, acero, etc., soportes sobre los cuales, el muralista trata previamente mediante la imprimación, a fin de que los pigmentos, que dan las formas pictóricas, se fijen y perduren en el soporte.

Los procesos pre-creativos en el Arte

      La praxis artística se optimiza a través de la Apropiación estética, que consiste en "actualizar" -en el tiempo del aprendiz y a partir de un boceto- la idea, el tema, el soporte, los materiales, el trazo, las texturas y los colores que el artista plástico ha considerado para su obra. De tal forma que el neófito reproduce la técnica estableciendo una conexión química y una afinidad estética según su experiencia personal, familiar, ideológica y las diversas formas de percepción de la realidad para proveer a la forma artística de un giro, un punto de quiebre al canon estético y así encontrar un propio estilo.